PROJECTO DE CONSERVACIÓN “OASIS”

El programa OASIS se creó en 2013 para estudiar las tortugas bobas, los cetáceos, el atún rojo y los tiburones. A diferencia de los arrecifes y las costas, el mar abierto puede ser un lugar aislado, un “desierto azul” donde la deriva de sargos, troncos y tortugas se convierte en un hábitat crucial para todas las especies de aguas abiertas (pelágicas). Una tortuga boba se convierte en un pequeño oasis, ofreciendo su cuerpo y sombra como hábitat para aves marinas, invertebrados y algas. Poco a poco, este hábitat se acaba convirtiendo en una bola de cebo formada por  pequeños peces, una fuente esencial de alimento para los grandes viajeros oceánicos como tiburones, atunes, doradas y cetáceos. Las tortugas marinas se convierten en un oasis flotante. Más información sobre este proyecto en la página web de la SOCIB.  

Imagen 17.JPG

MARCADO SATELITAL

Tortugas Oceanógrafas

En el océano profundo, estudiamos cetáceos, tortugas marinas, tiburones y atunes. Nuestro equipo de investigación utiliza marcas satelitales en las tortugas bobas para rastrearlas en tiempo real, observando su comportamiento y uso del hábitat. Nuestros animales marcados se convierten en "oceanógrafos de oportunidad" que nos envían información extremadamente valiosa. Podemos ver a dónde van y qué hacen. El objetivo de este proyecto es gestionar las poblaciones de peces a partir de la información en tiempo real que recibimos sobre el ecosistema submarino. Desde 2003, hemos utilizado más de 50 marcas satelitales

Hasta ahora, este enfoque nos ha dado más información sobre los hábitos de la tortuga boba y nos está ayudando a crear "mapas de zonificación" para las poblaciones de tortugas marinas. Esto nos ayudará a reducir la captura incidental y las huelgas de los barcos a medida que redirigimos las rutas de navegación y creamos reservas marinas.

Este verano, hemos marcado con éxito varias tortugas marinas, gracias a nuestra colaboración con el Proyecto Libera de SEO Birdlife en alianza con Ecoembes y el apoyo de la Fundación Reina Sofía, que ha donado etiquetas satelitales a nuestro proyecto. Nuestra nueva tripulación de tortugas oceanógrafas está enviando datos a nuestro equipo de biólogos marinos en este momento. Cada vez que la tortuga sube a superficie, su transmisor emite una señal vía satélite con datos de posición patrones de inmersión y temperatura.  El proyecto se centra en el problema de las basuras marinas. Junto con los datos tomados por nuestro buque de investigacion, Toftevaag, se pretende conocer mejor la ecología de las tortugas, identificando factores de riesgo y mapeando zonas de agregación de basuras para establecer un plan de acción efectivo. 

La innovación tecnológica ha revolucionado nuestra capacidad de observar el océano, pero nos queda un largo camino por recorrer antes de poder entender completamente la dinámica de las especies y poblaciones de peces.

Introducimos nuestros datos en nuestro Sistema Integrado de Observación del Océano (IOOS), una plataforma revolucionaria que recibe datos de satélites, boyas, planeadores, hidrófonos y cámaras. El IOOS recibe los datos inmediatamente y los utiliza para modelar mapas con características físicas. Esta asombrosa herramienta oceanográfica se utiliza para pronosticar tsunamis, tormentas e incluso para predecir el movimiento de derrames de petróleo. Lo utilizamos para ayudarnos a interpretar los movimientos de las especies de aguas abiertas y aplicarlos directamente a la gestión de las técnicas de pesca y las reservas marinas.

TORTUGAS OCEANÓGRAFAS

Para este experimento, se desplegaron “gliders” submarinos de última generación junto con tortugas marcadas por satélite. Al igual que los vehículos operados a distancia con forma de submarinos, pueden navegar y tomar muestras de datos a diferentes profundidades. Nuestros “gliders” son manipulados por técnicos que utilizan herramientas similares a los controladores de videojuegos para seguir a las tortugas marinas y retroalimentar datos oceanográficos valiosos. Pueden medir la salinidad, el ruido marino, la temperatura, la calidad del agua y más.  

glider.jpg

Las tortugas bobas son viajeras transoceánicas. La conservación de una especie tan móvil requiere un esfuerzo a escala internacional. Alnitak se ha asociado con el programa del Fondo de Conservación de Tortugas Marinas del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, creado bajo la Ley de Conservación de Tortugas Marinas de Estados Unidos. Junto con NOAA y Kai Marine Services, continuamos en nuestros esfuerzos de rastreo e investigación de tortugas marinas, con la esperanza de reducir las colisiones de barcos y la captura incidental de esta hermosa especie.

¿Quieres ayudarnos a proteger a la tortuga caguama?
Haga clic en el logo y

ADOPTA UNA TORTUGA

ADOPTA UNA TORTUGA

 

INVESTIGACIÓN COMPLEMENTARIA

Uno de los campos de interés de Alnitak ha sido el desarrollo y prueba de una variedad de sensores subacuáticos y sistemas de monitoreo electrónico (EMS). Estos sistemas pueden ser usados para controlar las actividades humanas en áreas protegidas (navegación, pesca, ruido, contaminación de escombros), para monitorear las poblaciones de ballenas y delfines (mediante sistemas de acústica pasiva) así como tortugas marinas y atunes (telemetría y redes de marcado acústico). (Orientaciones para la utilización del seguimiento electrónico en Natura 2000.)

IMG_1181.JPG
Imagen 12.jpg
 

COLABORADORES DEL PROYECTO

Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., flota atunera española, SOCIB, National Geographic, Kai Marine, Universidad de Stanford, Tag a Giant, IFREMER (Instituto de Investigación Oceánica de Francia), NOAA